A QUIÉN CONTRATAMOS NUETRA REFORMAS

Elección de empresa. 

Antes de acometer cualquier tipo de obra, debemos reflexionar sobre lo que queremos hacer, saber si económicamente lo podemos afrontar y después acudir a empresas profesionales del sector y dejarnos asesorar por ellas, que nos ayudarán a aclarar nuestras dudas y a elegir los materiales, tejidos, colores, etc, más apropiados para la decoración o reforma que vamos a realizar.

Queremos detenernos en la elección de los profesionales que van a “entrar en nuestra casa”. Personas que durante un determinado tiempo van a desarrollar su trabajo en nuestra vivienda o local, esa que con tanto esfuerzo hemos conseguido. Por eso es esencial saber elegir a quien le vamos dejar nuestras llaves.

Antes de empezar cualquier trabajo debemos exigir un presupuesto detallado con todas las partidas que se van a realizar, partidas que tienen que estar claras y que no nos deben generar dudas. Los presupuestos deben especificar las calidades de los materiales y desglosar con detalle los trabajos que se van a ejecutar, si no es así y están englobados en una sola partida sin muchos detalles, deberían hacernos reflexionar con quien estamos tratando.

Debemos evaluar la Empresa que nos va a hacer los trabajos, no nos dejemos engañar por las gangas, nadie da duros a peseta. Los materiales tienen su precio y la mano de obra el suyo, no es normal que haya diferencias acusadas en un mismo trabajo, si esto es así es que hay gato encerrado.

Exijamos a la Empresa contratista que tenga a los trabajadores que van a entrar en nuestra casa dados de alta en la Seguridad Social, así como un Seguro de Responsabilidad Civil que cubra cualquier percance que ocurra mientras desarrollan su labor y que cumplan con todas las obligaciones que la Ley establece. Este es uno de los motivos que marcan la diferencia en el presupuesto; si contratamos con alguien que no cumple con estos requisitos estaremos cometiendo una ilegalidad y poniéndonos en riesgo de tener que ser nosotros los responsables de sus imprudencias o errores.

También debemos pedirle a quien nos vaya a hacer la obra, que nos especifique claramente en el presupuesto los plazos de ejecución de los trabajos, así como la forma de pago que estipulemos.

En definitiva, antes de firmar el presupuesto debemos sentir la tranquilidad de ponernos en manos de profesionales, si lo que notamos es que se nos generan incertidumbres y desconfianza, lo mejor es detenerse y recapacitar sobre lo que vamos a hacer.

Tengan siempre en cuenta que “lo barato termina siempre saliendo muy caro”

- JL Decoración

Artículos Relacionados


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
Hola, 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by